Junzi

En la ciudad oriental de Xi’an descansa el ejército de terracota, construido para custodiar la tumba de Qin Shi Huang —el primer emperador de China— cuando este murió en el año 210 antes de Cristo. A pocos kilómetros de ahí existe otra sepultura que, según varios arqueólogos, pudo pertenecer a la Dama Xia, abuela paterna del emperador. Ella murió durante el sangriento periodo de los Reinos Combatientes, antes de que China quedase unificada bajo el Gobierno de su nieto. Su tumba también cuenta con un séquito funerario que la acompañaría a la otra vida, pero el suyo no es de arcilla cocida, sino de hueso. En una sucesión de 12 fosas excavadas desde 2004 han aparecido restos de leopardo, lince boreal, oso tibetano, grullas y otros animales domésticos. Entre ellos, un equipo de biólogos ha descubierto el cráneo de un gibón, ya extinto pero recién descrito en Science como el único representante de un nuevo género y especie, que han nombrado Junzi imperialis … [sigue leyendo este artículo en El País]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología, Primatología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s