Contando líneas

perikymaLos dientes presentan un crecimiento diario. En el caso del esmalte, este tiempo de crecimiento puede inferirse contando las líneas que aparecen en la superficie de la corona y que se conocen con el nombre de perikymata (perikyma en singular). Se conoce que entre perikyma y perikyma en humanos modernos existe un tiempo medio de 7 u 8 días, aunque en mucha menor medida puede variar desde los 6 a los 12 días. Esta variable se conoce como periodicidad. Hay que destacar que entre todas las líneas de crecimiento de todos los dientes de un mismo individuo, ese valor de periodicidad es constante. En artículos relativamente recientes se ha constatado la diferencia en el número de perikymata entre diferentes poblaciones actuales de humanos modernos. De las siguientes tres poblaciones de humanos, Inuits, Sudafricanos y Newcastle, los Sudafricanos presentaban estadísticamente un número menor de perikymata en los incisivos comparado con las otras dos poblaciones.

En un artículo que recientemente he publicado en Quaternary International, he incluido en los análisis previamente mencionados tres nuevas poblaciones arqueológicas de Homo sapiens provenientes de dos cuevas españolas: Cueva de El Mirador (Burgos) y Cueva de Maltravieso (Cáceres). En total han sido 15 incisivos sin desgastar y los datos obtenidos indican que el número total de perikymata no muestra diferencias significativas ni con Inuits ni con la población europea de Newcastle, pero sí con Sudafricanos. Sin embargo, al dividir la corona del esmalte en 2 partes iguales y calcular el porcentaje de perikymata situados en la parte más próxima a la raíz, no se observan diferencias significativas con ninguna población. Este es un carácter con una potencial relevancia filogenética ya que es probable que los neandertales tengan porcentajes diferentes. Esto es así porque dependiendo del porcentaje, las tasas de extensión del esmalte serían diferentes. Por otro lado, sería igualmente conveniente explorar otras poblaciones subsaharianas para verificar si el hecho de que los Sudafricanos presenten valores menores de perikymata es un carácter exclusivamente suyo o es extensible al resto del continente.

Figura: Líneas de crecimiento (perikymata) en la superficie de un incisivo central inferior de la Cueva de Maltravieso (Cáceres).

Mario Modesto Mata

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo, Estudiantes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s