La joven viajera de Egtved

Chica EgtvedHace un mes se publicó en Scientific Reports un análisis bastante completo de los restos de una joven que vivió en la actual Dinamarca en la Edad del Bronce. Entre los análisis se realizaron estudios de microscopía, secuenciaciones de ADN y análisis de isótopos estables ligeros y pesados. Quizás la particularidad que hace llamativa la noticia, es que los restos de la chica de Egtved (llamada así por la cercanía del yacimiento a la aldea danesa homónima) apenas contenían huesos, pero si partes difícilmente recuperables en otros contextos, como pelo, uñas y hasta pequeños fragmentos de encéfalo. La ropa de la chica se recuperó en un estado increíble de conservación, incluyendo abalorios como un cinturón que representaba el sol y un peine, así como una pequeña urna que contenía los restos incinerados de un individuo infantil.

Uno de los análisis llevados a cabo consiste en determinar la procedencia de la chica, es decir, conocer si era nativa de la zona o foránea y poder dar una idea de su posible procedencia. Para ello emplearon el ratio de dos isótopos estables de estroncio que podemos utilizar como una seña de identidad de un entorno, desde la roca madre hasta todos los animales que viven en ese ecosistema. Los investigadores analizaron el estroncio de los dientes para conocer esta huella isotópica en los primeros años de vida, del pelo, para conocer la huella acumulada en el tiempo previo de hasta 2 años antes de morir y el de las uñas, para conocer la huella isotópica de los días inmediatamente previos a la muerte. Lo que observaron es que la huella isotópica del primer molar de la chica de Egtved indicaba que su origen debía ser de una zona diferente a la actual Dinamarca. Posteriormente buscaron en una base de datos georeferenciada una huella isotópica similar a la de la chica, encontrando una zona que coincidía con la muestreada cerca de la Selva Negra de la actual Alemania. La conclusión es que el origen de la chica debe de ser cercano a ese lugar, aunque sin otros análisis que apoyen esta hipótesis es algo arriesgado aseverarlo ante un comité científico, no obstante da una idea aproximada de la utilidad que pueden tener estos estudios. El artículo original podéis encontrarlo en el siguiente enlace:

Margarita Frei et al. Tracing the dynamic life story of a Bronze Age Female. Scientific Reports 5, Article number: 10431, Published 21 May 2015

No quisiera despedirme sin destacar el espectacular estado de conservación del enterramiento, compuesto por un sarcófago de roble que se ha conservado de una manera excepcional, junto con los restos de la chica, salvo los huesos:

Sarcofago

Héctor Bolívar Sanz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología, Divulgación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s